COMO RESPONDER AL ACOSO ESCOLAR

acoso-escolar

acoso-escolarSaber cómo se comporta el alumnado frente al acoso, puede ayudar a reducir las consecuencias negativas del mismo. Los datos de esta investigación se han obtenido a partir de varios cuestionarios distribuidos a 373 alumnos de segundo de primaria y a sus profesores. La mitad de estos niños y niñas, afirmó haber sido objeto de burlas, rumores, intimidación física o agresiones más graves, al menos durante algún tiempo.

Según publicó la revista online SINC (www.agenciasinc.es) el 30 de agosto de 2011, un estudio llevado a cabo por La Universidad de Illinois y el Instituto nacional de Salud Mental de EE.UU., se ha cuestionado cómo responden las víctimas al bullying y qué consecuencias tiene cada reacción. Saber cómo se comporta el alumnado frente al acoso, puede ayudar a reducir las consecuencias negativas del mismo.

Los datos de esta investigación se han obtenido a partir de varios cuestionarios distribuidos a 373 alumnos de segundo de primaria y a sus profesores. La mitad de estos niños y niñas, afirmó haber sido objeto de burlas, rumores, intimidación física o agresiones más graves, al menos durante algún tiempo.

Se investigaron tres tipos de respuestas frente el acoso, que reflejan la tendencia de los niños y las niñas a centrarse en desarrollar sus habilidades, en demostrar sus competencias para mejorar su status en el grupo o en intentar evitar los juicios negativos de sus compañeros. Los que optan por desarrollar sus relaciones, desean aprender a hacer amigos. A los segundos les interesa más demostrar lo que valen, quieren ser “guays” y caerles bien a los demás niños y niñas. Y por último, algunos prefieren pasar desapercibidos e intentan no quedar en ridículo.

Según se publica en el estudio, los que prefirieron potenciar sus relaciones de amistad consiguieron una percepción más positiva sobre sí mismos y fueron más propensos a colaborar para solucionar el conflicto, pedir consejo al profesor o buscar apoyo emocional. Las niñas eligieron esta respuesta, más que los niños.

Con respecto a los alumnos que querían ser “guays” o competitivos, reaccionaron con mayor probabilidad contraatacando y fue más frecuente que tuviesen una percepción más negativa de sus compañeros.

Por último, los que querían evitar juicios perjudiciales, manifestaron mucha menor tendencia a contraatacar al acosador o acosadora, mostraron un comportamiento pasivo e hicieron caso omiso a lo sucedido. Según los autores del estudio, entre los que se encuentra Karen Rudolph, profesora de psicología y directora de la investigación, esta estrategia puede resultar útil en algunas circunstancias, pero una respuesta pasiva también puede aumentar la predisposición del agresor a endurecer el acoso.

Respecto a las razones por las que cada alumno escoge una u otra forma de responder a sus agresores, los autores afirman que, las reacciones son fruto de la combinación de los factores temperamentales de los niños, junto con las diferencias biológicas y las experiencias vividas.

Publicado en Infocop

 

 

New layer…

1 Comment

  • psicologa infantil

    Oct 10, 2014

    Me gusta leer y visitar blogs, aprecio mucho el contenido, el trabajo y el tiempo que ponéis en vuestros artículos. Buscando en en la red he encontrado tu blog. Ya he disfrutado de varios post, pero este es muy interesante, es unos de mis temas favoritos, y por su calidad he disfrutado mucho. He puesto tu web en mis favoritos pues creo que todos tus artículos son interesantes y seguro que voy a pasar muy buenos ratos leyendolos.

Leave a Reply