Identificación y Manejo de la Ansiedad

depression

Tomado de:  Blog – Mejorando tu Calidad de Vida                                                                                                                                                                                                                                               Por:  Ladybeth González Cortés

Con el ajetreo de vida no es para menos que muchos niños/as, adolescentes y adultos sufran de ansiedad.  En ocasiones no sabemos que sufrimos de ansiedad y algunos síntomas los adjudicamos a alguna condición física.  Es importante entender que la mente y el cuerpo están conectados por lo que varios problemas psicológicos se verán reflejados en tu cuerpo.  Para poder identificar si sufrimos de ansiedad, estaremos describiendo cada uno de sus síntomas.  Según la Asociación Americana de Psiquiatría, el desorden de ansiedad incluye trastornos que comparten características de miedo excesivo, la ansiedad y los trastornos del comportamiento relacionados. El miedo es la respuesta emocional a una amenaza inminente (real o percibida) mientras que la ansiedad es la anticipación de la amenaza en el futuro.

La ansiedad es la alerta que nos da nuestro cuerpo para avisar que algo está por suceder.  Nuestro cuerpo nos da señales y muchas veces las ignoramos o lo adjudicamos, como mencioné anteriormente, a alguna condición física.  Debemos comprender que sí puede ser una condición física, pero que ésta proviene a causa de la ansiedad. Los síntomas más comunes en los transtornos de ansiedad son el temor extremo, falta de aire, taquicardia, insomnio, nauseas, temblores y mareos.  Aunque pueden producirse en cualquier momento, los trastornos de ansiedad surgen con frecuencia en la adolescencia o en el inicio de la adultez. Hay algunas evidencias de que los trastornos de ansiedad son hereditarios. Aparentemente, los genes así como las primeras experiencias de aprendizaje en las familias, hacen que algunas personas sean más propensas que otras a padecer estos trastornos.

 

Sugerencias para prevenir la ansiedad

  • Ejercitarse: busque alguna actividad que le brinde esfuerzo físico y mental.  Puede caminar 30 minutos, trotar, pesas y bailar, etc.  Esto canalizará su energía y le ayudará a liberar dosis saludables de dopamina, norepinefrina, serotonina (neurotransmisores del cerebro, que tienen diversas funciones para nuestro estado de ánimo y funciones físicas), ayudándole a estar más en control.

 

  • Realizar actividades de su agrado: Es importante que identifique qué actividades positivas lo hacen sentir feliz.  Al ser actividades que son de su agrado, esto ayudara a sentirse en confianza y relajado.  Es importante que estas actividades sean razonables.  Como ejemplo, si a usted le gusta ir de compras, no gaste dinero excesivamente, ya que esto le ocasionará otros problemas.  Deben ser actividades que usted pueda controlar y que no cause ningún daño a sí mismo, a otra persona o lugar.

 

  • Buenos hábitos: un factor que incide mucho en la ansiedad es la alimentación.  Busque comer saludable, evitar las bebidas carbonatadas o energizantes que contengan gran contenido de cafeína, evite fumar (consulte con su médico para conocer formas saludables de dejar de fumar), evite comidas con demasiadas grasas como los  “fast food”, etc.  Un buen hábito puede ser leer un buen libro o mantener su casa recogida para que entre una energía positiva y tranquila, etc.

 

  • Comuníquese asertivamente con las personas que lo rodean: Esto le brindará confianza, tendrá con quien conversar de forma tranquila, y para muchas personas les sirve de calmante.

 

Si usted identifica que estos patrones de ansiedad son consistentes  durante tres meses o más, entonces es momento de buscar ayuda con algún profesional competente en el campo.  Si no se tratan, los trastornos de ansiedad pueden tener consecuencias graves.  Trastornos de ansiedad no tratados pudieran producir otros trastornos psicológicos más severos como depresión. Pudiera además, desarrollar mayor tendencia al abuso de alcohol y otras drogas. También podría afectar sus relaciones con familiares, amigos y compañeros de trabajo, afectando en gran medida su desempeño laboral.

Recuerde, lo importante es mantener el control de nuestros pensamientos y nuestros sentimientos para mantener el control de nuestra vida.  Una vida en control es el primer paso a una vida feliz.

1 Comment

Leave a Reply